A de adulterio by Sue Grafton

By Sue Grafton

Show description

Read or Download A de adulterio PDF

Similar literatura y ficcion books

Si una noche de invierno un viajero

«La empresa de tratar de escribir novelas apocrifas, que me imagino escritas por un autor que no soy yo y que no existe, los angeles lleve a sus ultimas consecuencias en este libro. Es una novela sobre el placer de leer novelas; el protagonista es el lector, que empieza diez veces a leer un libro que por vicisitudes ajenas a su voluntad no consigue acabar.

Lecciones para una liebre muerta

Doscientos sesenta fragmentos, pequenos relatos que se alternan, saltan en el tiempo y constituyen una enigmatica narracion que los acepta a todos como partes alusivas (y elusivas). Es asi que un escritor sin nombre, aunque algunas cosas parecen coincidir con hechos de l. a. vida de Bellatin, cuenta en primera personality que tiene una mano synthetic que a veces le juega malas pasadas, y un hijo al que le cuenta suenos que aluden a algunos de los fragmentos ?

Additional info for A de adulterio

Example text

Una vez al año iba a ver a un inmunólogo que sistemáticamente le recetaba lo mismo hasta la siguiente consulta. La única novedad que me contó Sims fue que el HistaDril se había retirado del mercado hacía poco a causa de sus posibles efectos cancerígenos. -O sea que si Fife hubiera seguido tomándolo unos años más, se le habría podido declarar un cáncer y hubiera muerto de todos modos. -Tal vez -dijo el farmacéutico. Nos miramos durante unos instantes. -Supongo que no sabrá usted quién lo mató -dije.

A mí me gustaría que se olvidaran de una vez. Fue muy buena con ellos. -Se echó atrás, se quitó el pañuelo de la cabeza y se sacudió el pelo para que quedara colgando a su aire. Le llegaba hasta los hombros y se había infiltrado en él una interesante tonalidad gris que no había sospechado. El contraste era fabuloso... pelo gris, ojos castaños. Tenía pómulos pronunciados, unos pliegues fascinantes alrededor de la boca, dentadura sana y un bronceado que indicaba salud sin caer en la vanidad. -¿Qué piensa usted de Nikki?

Lo dijo de un modo que mis manos se agarrotaron. En sus ojos había un destello que me recordaba al de los ojos de los gansos, maligno e irracional. Fue sólo un segundo y desapareció al instante. -No querrás desquitarte, ¿verdad? -pregunté. Desvió la mirada. -No. Pensaba mucho en ello en la cárcel, pero ahora que estoy fuera ya no me parece tan importante. Lo único que quiero ahora es recuperar a mi hijo. Y tumbarme en la playa, y beber Perrier, y ponerme mi propia ropa. Y comer en restaurantes, y cuando no, prepararme yo misma lo que me apetezca.

Download PDF sample

Rated 4.09 of 5 – based on 25 votes